Síguenos

facebook icon twitter icon youtube icon

Herencia de Timbiquí pide pista para su música

herencia
Herencia de Timbiquí, la agrupación liderada por los primos hermanos Begner Vásquez y William Angulo, se alista para su gira este mes por Estados Unidos; los músicos viajan llenos de expectativas, quieren que sus melodías se escuchen por todas partes y que en Colombia suenen mucho más. Aspiran a que un día, mientras alguien disfruta de un café en un establecimiento comercial, de fondo, se escuche alguno de sus éxitos.

Insisten en que para proyectarse, a diferencia de otros artistas nacionales, no tienen por qué irse del país. La agrupación acaba de relanzar el video de Te invito que ya cuenta con 170.000 visitas en YouTube.


Animaron la fiesta de matrimonio de la hija del Presidente Santos. ¿Gozaron los invitados?

William Angulo (WA). Más que bailar, en estos espacios a nosotros nos interesa que la gente ponga mucho cuidado en qué está pasando con nuestra música, porque, en esa medida, la toman más en serio y la harán parte de su discografía casera, que es lo que buscamos, que, en algún momento, esta música suene en cualquier esquina y que no se vea como un acontecimiento, que suene como suena un vallenato.


¿Falta mucho?
WA. Sí, porque hay un desconocimiento de este andén del país, y no solo en la parte musical, hay un abandono sistemático desde el Estado, cuando hablan de la Costa todo el mundo se remite al Caribe, al Pacífico no lo tienen en cuenta y por ahí se mueve más de la mitad del comercio exterior colombiano. Hay un mensaje claro, y es que el Valle ha perdido mucho poder en el país. Hay un abandono sistemático y el Valle, literal, debe ponerse la camiseta, esa es una responsabilidad que debe asumir.


Los programadores también contribuyen con el olvido de la música del Litoral.
Begner Vásquez (BV). No se programa la música folclórica por alguna razón, estamos absorbidos por lo comercial. Si voy con un disco de folclor suena en la emisora mientras estoy ahí, después no lo ponen.


Pero hay que reconocer que se ha ganado algo de espacio.

BV. Ha sido un trabajo arduo. Quizá, hemos sido cortos a la hora de promocionar nuestra música, por eso Herencia o ChocQuibTown han llegado más lejos mediáticamente, porque se lo han propuesto, y se han dejado ayudar de la prensa y a través de la redes han podido llegar a una gran mesa.

WA. Hoy, mucha gente sabe que por este lado del andén también hay una cultura fuerte. El arte debería ser un canalizador de recursos para este país. Tiene todo el potencial para que lo visiten como Brasil, Cuba o México, el problema es que en este país el artista tiende a verse como un desocupado. Muchos se van para poder posicionar su carrera, nosotros estamos cambiando esa historia, nuestra apuesta es desde aquí, vemos el fenómeno del maestro Carlos Vives, siempre ha creído que el potencial está aquí y que desde aquí se puede proyectar hacia afuera, eso debería generar una política pública.


¿Qué se puede hacer para que la música del Litoral suene más?
BV. Como un trabajo de responsabilidad social las emisoras deberían pasar, sí o sí, la música de los artistas nacionales. Debería haber un convenio con la DIAN, para que parte de los impuestos que pagan se los exoneren por pasarla.

WA. Los adolescentes, en su gran mayoría, no quieren el folclor de su país porque se lo han vendido como el bagazo, les parece cursi.

¿Su música la sienten todavía folclórica?

BV. Toda la música es folclor, nuestra música ya no es autóctona, pero si es folclórica. Hay folclor urbano y rural, nuestra música ya está fusionada con otros matices, pero no dejará de ser folclórica nunca.


La letra de sus canciones, incluso la misma música, son muy nostálgicas.

BV. Sí, en cada cultura la música tiene una razón de ser, ha sido condicionada para su color espiritual, para que su literatura tome forma, condicionada por vestigios de la esclavitud, por la ideología teológica, por los sentimientos, por la naturaleza. Esos componentes hacen que nuestra música, pese a sus ritmos movidos, tenga es nostalgia inmersa, siempre está ese lamento interno de las cosas que vivieron nuestros antepasados, pero también su alegría.


¿Por qué no promocionan sus villancicos?

BV. Son un fragmento de nuestra música, muy ligada a la espiritualidad, por eso necesita cierto trato, en lo comercial no se ajusta mucho. Si nuestra fusión no se ajusta, menos lo harán los villancicos. Pero en unos cinco o 10 años, cuando miren la historia de Timbiquí, verán que siempre estuvimos apoyados en las raíces.


¿Preparan nuevas canciones?

WA. Estamos acabando de grabar un nuevo álbum, será el quinto, saldrá a comienzo del 2017, entre febrero y abril. Para el lanzamiento queremos un súper concierto, como no se ha hecho nunca con esta clase de música, que se apoteósico, que la gente no quiera perdérselo.

 

Fuente: eltiempo.com

publica en conexion